marzo 25, 2012

La Ruina es bella

marzo 25, 2012
[Imagen: © Tom Mannion]
«El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra un final perfecto»
—Charles Chaplin
ENVEJECE lo que está vivo de verdad. Hacerlo forma parte del ciclo natural de renovación. Otra cosa es si este proceso de ruina física dignifica, o no, el objeto o persona en cuestión. Es aquí donde la conservación y el mantenimiento pueden evitar la decrepitud; en algunos casos, también extrañamente atractiva. Quizás porque admiramos todo aquello que resiste con tenacidad, hasta la extenuación, el paso del tiempo y el uso; aunque sepamos que es una guerra perdida. La ruina es inevitable.

No obstante, para que la ruina sea memorable tiene que haber algo más que resistencia material y fortuna. Tiene que explicarnos una historia. Hablarnos de un tiempo, de un lugar... Transmitirnos un contenido emocional. Entendida de esta manera, la ruina es la casual destilación de una emoción. Y la belleza, lo que sentimos al contemplarla, su reflejo; ya que en arte las emociones se inducen, no se expresan directamente. Y es que, a veces, una pequeña arquitectura puede ser una Ruina con mayúscula.

marzo 07, 2012

Estereotomía inca

marzo 07, 2012


«El poema que quiero escribir es imposible. Una piedra que flota.»
—Charles Simic
POR MUCHO que haya contemplado muros incas en anteriores ocasiones, como éste de Machu Picchu, me maravillan de nuevo cada vez que tropiezo con uno. Se debe a tres motivos: uno de tipo constructivo-estructural, la sabiduría que expresa la estereotomía* de la piedra; otro estético, son formas lejanas en el tiempo aunque próximas a una sensibilidad plástica actual, y un tercero, la naturalidad con que se inbrican los dos anteriores.

La estereotomía es lo primero que llama la atención. Para garantizar la trava entre los bloques de granito bajo acciones sísmicas, frecuentes en la zona, estos con gran perfección se inflexionan con sus adyacentes sin parecer seguir una ley fija. Disposición que rompe la continuidad de las juntas verticales y especialmente de las horizontales, característica distintiva de este tipo de aparejo. El objetivo, conservar la integridad del muro, en caso de terremoto, al aumentar el perímetro de contacto y evitar planos continuos que favorezcan el deslizamiento de los sillares.

El otro punto remarcable es el acabado esmerado que se le da a la piedra. Más si cabe, si se tiene en cuenta que para trabajarla sólo utilizaban herramientas de bronze, menos duro que el hierro, y la pulían con arena por abrasión. Las aristas son redondeadas y las superficies tienen un aspecto terso y almohadillado —recuerdan el diseño automovilístico actual—, cosas que combinadas con la estereotomía sismoresistente niegan cualidades que asociamos con la piedra: tectonicidad y pesadez. Poco de esto sugieren.

Transmiten, en cambio, una sensación de plasticidad, como si se tratase de un paño de un material preconformable —tipo arcilla— que posteriormente ha sido roturado. Y por otro lado, el "hinchado" de las superficies comunica ligereza; no parece que los muros "pesen" (tanto), aunque trabajen por gravedad. El tallado y el pulido de la piedra la desarma de sus cualidades intrínsecas; la dota de un caracter "impropio" y sorprendente, a la par que funcional —además, no hay dos bloques iguales—. El resultado, una imagen seductora para una mirada actual.

*La palabra estereotomía  significa, literalmente, corte de sólidos. La utilizo en esta acepción genérica, en vez de como se entiende a partir del siglo XVIII: teoría geométrica de la construcción en piedra tallada.

marzo 02, 2012

Genadii Berëzkin, collages

marzo 02, 2012
[Imagen: © Genadii Berëzkin, vía but does it float ]

ADORO LOS COLLAGES de Genadii Berëzkin. ¿Por qué? Por el uso que hace de las texturas, figurativas muchas de ellas; por la profundidad espacial que tienen; por la combinación de lo formal y lo informal; y sobre todo por la armonía que consigue con materiales tan diversos.

© 2010-2017. Diseño web: Joan Carles Sánchez